Gloria Mendoza

La palabra de Gloria Mendoza Borda (Puno, 1948) no le tiene miedo a la ternura. Su poesía es sencilla y contemplativa, sin ostentaciones; de versos cortos, un cántico que nos invita a la nostalgia, pero también a la indignación. Desde sus primeros textos, difundidos cuando integró el Grupo Intelectual Carlos Oquendo de Amat de Puno, junto con José Luis Ayala, Omar Aramayo, entre otros, y luego a través de sus poemarios Wilayar (1970), Los grillos tomaron tu cimbre (1971), Lugares que tus ojos ignoran (1985), El legendario lobo (1997), La danza de las balsas (1998), Dulce naranja dulce luna (2001), Q’antati deshojando margaritas (2006), Amtasiña (2013), Desde la montaña grito tu nombre (2013), Mariposa blanca / Mariposa negra (2017) y Mi abuela, mi patria (2018), su obra se ha ido nutriendo de numerosos elementos vinculados a naturaleza, la infancia en el campo y lo materno, así como de referencias a la violencia y la memoria, todo ello siempre a su contacto con el quechua y el aimara. La poética andina de Gloria Mendoza Borda se nutre de sus experiencias en su comunidad de nacimiento, sus recuerdos, sus pérdidas y añoranzas, y representa, sin duda, una voz distinta en el panorama de la poesía peruana contemporánea.