Una mujer contra el muro

Cerrado a piedra y lodo a cal y canto

en cruz y escuadra resguardado

cómo he de encontrarte nunca

por no verte mis ojos no los tengo en la cara

mis pechos tampoco lejos de tus manos

y sin tus manos ninguna mía alcanza algo

menos las piernas por más desvelos

que ya la tierra sola me camina encima

la inmensa tierra herida

abierta por tu falta.

 

(de La silla en el mar)

Comentarios: