El hilo de la voz

Acuclillado, en el fondo de la caverna,
agazapado entre alimañas,
ovillado, casi sin sentir nada,
prefiero la tiniebla, sus vapores
al amarillo sol y sus festejos de tibieza.

Atarantado de tanta realidad,
elijo la lava que roe el corazón,
y la pluma apenas balbucea,
como callando el hilo de la voz.

 

 

(de El piano negro)

Comentarios: