Cepo de Lima

Como cresta de gallo acuchillado, 

un largo granulado pellejudo, 

de la garganta pende con exceso;

 

y por debajo de las ambas patas, 

cascotes no de yeso, mas de carne, 

como mustios escombros de una casa.

 

¿Por qué estos de cascote fieros montes 

y tal feo pellejo mal mi grado, 

si flaco hoy ni corvado viejo soy?

 

Por tu cepo es, ¡ay Lima!, bien lo sé, 

que tanto cuna cuanto tumba es siempre 

para quien acá nace, vive y muere.

 

 

(de Por el monte abajo)

Comentarios: