Carpe diem

Betarraga escancia té jazmín

y mientras escancia té jazmín

el frío empieza a irse

de su cara. Es invierno

sobre Lima y la sombra chinesca

se inclina y parpadea.
Así belleza gana.

En un día y otro día numerosas muchachas

harán lo mismo y será invierno

o verano será o noche cuando un aroma

de jazmín nazca de diversas manos

y distinta taza. Así será.

Pero este instante es irrepetible.

Recuérdalo y escríbelo:

nunca nadie vio a Betarraga

tan sabrosa tomando té jazmín

con tanta gracia.

 

 

(de Carpe diem)

Comentarios: