¿Hasta acá llegará, hasta San Isidro?

¿Hasta acá llegará, hasta San Isidro?

¿Será capaz de convencer a los guardias

y a los patrulleros estacionados en la esquina:

pasar por amables ciudadanos conformes con el calendario,

educados peatones, amantes cogidos de la mano, muchachos bajo la luna,

paseando en la calmada noche de estrellas entre los árboles

mientras los mayordomos riegan,

las amas de blanco se duermen entre los juguetes,

y todo es silencio y noche?

¿Hasta acá llegará, hasta San Isidro?

¿Vendrá así, como de costumbre,

con sus mismos vestidos cantando en voz alta;

o caminará rozando los cipreses tumbados,

a mitad de la pista, a escondidas,

cubierto de sombras y desconfianza?

¿Podrá sumergirse entre las bocinas de aceite y los empujones,

escalar las paredes resguardadas por alambres y vidrios rotos,

perros devoradores de piernas, campanas ocultas,

guardianes semidormidos ajenos al significado de las hojas?

¿Y podrá llegar hasta acá, hasta San Isidro,

sin ser golpeado duramente?

 

 

(de Poemas y ventanas cerradas)

Comentarios: