Ajedrez

A Telésforo León y Jorge Anselmi



Un hombre está inclinado
Sobre escaques.
O libros.
O muchachas.
Inclinado sobre escaques,
ajusta los trebejos,
Mira bien,
distribuye y luego manda
Torres almenadas,
 obispos como espadas,
Corceles contra viento,
 peones que siempre avanzan.
Sinfonía de cristal y/o escarcha.
En columnas de ébano y marfil,
Marfil y ébano azuzan en silencio
El asedio ritual e interminable
A una y otra Dama.
Aquí los infantes siempre
Ganan,
 mueren como moscas y siempre ganan.
De los peones es el mundo.
 Ellos llegan
A libros y muchachas.

De los peones,

el fin

Y el comienzo.

Todo,

incluso la palabra.

 

 

 

(de Donde no se ama)

Comentarios: